Thursday, March 02, 2006

España In The News

Entre ayer y hoy he encontrado un par de artículos en la prensa americana sobre España.

El primero es este artículo del Washington Post en el que se narra el problema entre Iglesia y Estado en nuestro país de origen. En mi opinión, el artículo no explica demasiado bien la agresividad del gobierno contra la Iglesia. No sé. Las reformas del gobierno me parecen ser actos hechos más por la rabia que le tienen a la Iglesia (véase los años 30), que por realmente representar la nueva opinión pública.

El segundo documento que he visto hoy es un "slide show" sobre la arquitectura moderna actual en España. Muy impresionante y realmente original.

7 Comments:

Anonymous alex el novio said...

Que Sorpresa! The Spanish government gives the Church $3.9 billion dollars a year (4.7 Billion Euros). As an American, I find this shocking, and archaic! After the Spanish govt pays the Monarchy and the Church, how much is left for serving the people? The Church funding should be immediately stopped and the money poured into the Arts, and of course: sex education, AIDS awareness, marriage counseling programs, etc. Because as the church loses its influence problems related to the topics above will certainly increase (as they have) and the govt will have to address them. I agree that Zapatero is really pushing the envelope, but he is an elected official and he should put his reforms on the ballot. The people did not for Wojtyła or Ratzinger, and I think democracy always beats theocracy, always.

9:55 AM  
Blogger Caterina said...

I didn't say the goverment should keep on supporting the Church and that's not what I was trying to say. But as you wrote, ZP is really pushing his agenda without taking into consideration the history of Spain. Yes, Democracy beats theocracy any day. Yes, we voted ZP in, and not Ratzinger. But to push an agenda, without carefully considering the culture that is going to be receiving it, is irresponsible. It is similar to Bush's push for democracy in Iraq (a great idea implemented carelessly).
ZP is irritating a very large section of the Spanish population that should not be blatantly ignored.

4:19 PM  
Blogger Teresa said...

Alex, no todos los votantes de ZP son ateos, también hay muchos católicos que desean una sociedad socialista en lo económico sin que por esto tengan que renunciar a sus ideas religiosas (que no olvidemos que en España son mayitoriamente Católicas). No se puede atacar a las ideas del 80% de la sociedad. Además el dinero que el estado dá a la Iglesia Católica en España proviene de una cláusula en la declaración de impuestos, donde cada individuo puede escoger a qué Iglesia u Organización de Caridad quiere destinar un porcentaje mínimo de sus impuestos. Además parte de ese dinero va destinado a la Educación Concertada, que quiere decir que la Iglesia "presta" sus escuelas privadas al Estado (pues no hay suficientes escuelas públicas con instalaciones de calidad) para que alumnos de la escuela pública puedan cursar sus estudios en ellas, y a cambio el Estado se compromete a pagar parte del sueldo de los profesores. Esto no existe en Norteamérica donde la separación entre la escuela pública y las privada es total, y si ésta última desapareciese en los USA aún así estaría garantizado que todos los niños podrían recibir enseñanza gratuíta.

1:44 PM  
Blogger vicente said...

"No se puede atacar a las ideas del 80% de la sociedad."
Teresa estás equivocada. Sí se puede atacar o criticar las ideas de quien sea, aunque sean las ideas del 80% de la población. Lo que no se puede atacar es a una persona o personas en general por sus ideas. No hayu que confundir conceptos.

11:15 AM  
Blogger vicente said...

"Además el dinero que el estado dá a la Iglesia Católica en España proviene de una cláusula en la declaración de impuestos,"
Quiero puntualizar:
Las aportaciones del Gobierno español son de cinco clases.

Primera. El Ejecutivo dona y recauda el impuesto eclesiástico: el 0,52% del IRPF que los contribuyentes asignan voluntariamente a la Iglesia católica. El Estado no sólo cede una pequeña parte (la cual, si todos pagaran lo que deben, sería una cantidad considerable) de un impuesto al que tiene derecho exclusivo, sino que ahorra los costos de recaudación a la Iglesia y le asegura un nivel de ingresos que de otra manera ésta no recogería.

Segunda. El Estado complementa con aportaciones directas del erario público lo que falta para llegar al nivel comprometido en el presupuesto anual (150 millones de euros en el 2005). Las aportaciones de los fieles no suelen superar en mucho los 100 millones de euros, por lo que este año el resto, de unos 40 o 50 millones de euros, será una aportación directa del Estado.

Tercera. El Estado exime a la organización eclesial de varios impuestos: IVA (lo cual no agrada a la Unión Europea), IBI (sobre los muchos inmuebles que posee), sociedades, patrimonio, sucesiones y donaciones (importante para la Iglesia por las herencias que recibe). Constituyen estas renuncias fiscales una discriminación positiva a favor de la Iglesia católica, que no se suele mencionar cuando se habla de su financiación, pero suponen muchos cientos o miles de millones de euros cedidos por las administraciones públicas a la Iglesia.

Cuarta. El Estado destina unos 500 millones de euros para pagar a los profesores de Religión en las escuelas públicas y a los capellanes en hospitales, prisiones y cuarteles. Paga asimismo por la conservación de monumentos y obras de arte que son patrimonio de la Iglesia.

Quinta. El Estado paga más de 2.000 millones de euros a las órdenes religiosas que regentan las escuelas concertadas. Es la cifra que da el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes. Por otra parte, algunas administraciones públicas --comunidades autónomas y ayuntamientos-- contribuyen a financiar instituciones de la Iglesia que se dedican a obras de beneficencia (hospitales, asilos, orfelinatos y centros de caridad). A estos servicios que prestan las instituciones eclesiásticas se les paga de la misma manera que a los demás proveedores de servicios públicos. Hay que reconocer que estas obras asistenciales de la Iglesia ahorran costos --y quebraderos de cabeza-- a las administraciones. No quizá en la cuantía extrema que a veces se menciona (¡30.000 millones de euros es una absurda exageración!), pero sí en una parte importante.

11:29 AM  
Blogger Caterina said...

Muchas gracias por toda la información Vicente.

Yo no tenía ni idea de cómo funcionaban estas cosas entre Estado e Iglesia. Parece que hay una inter-dependencia bastante establecida.

3:35 PM  
Blogger Teresa said...

Vicente, en tu primer comentario te doy la razón. Me he expresado mal.
En tu segundo comentario no tengo nada que objetar puesto que tú estás mucho mejor informado que yo.
Gracias por las aclaraciones.

4:07 PM  

Post a Comment

<< Home